© 2019 - Luis Vergara Gutiérrez - Todos los Derechos Reservados - www.drluisvergara.com

Intervención Nutricional en Lesiones: Entrevista para diario Las Últimas Noticias (Chile)

31.07.2019

1/10
Please reload

Un internista en la
Medicina Deportiva...
Sígueme
Tags
Sitios Asociados

Para muchos resulta extraño que un internista se dedique a la Medicina del Deporte, sin embargo, tienen muchas cosas en común....

join us

 for the 

PARTY

Recipe Exchange @ 9pm!

Problemas Infecciosos en la Triatlón

 

 

 

Como ya hemos revisado en artículos previos, un deportista no sólo tiene problemas traumatológicos, sino también otro tipo de enfermedades. En el caso de a triatlón, existen múltiples enfermedades infecciosas que debemos saber evitar y reconocer a tiempo.

 

Mientras realizamos ejercicio intenso, algunas células de nuestras defensas, como los linfocitos y los neutrófilos, aumentan entre un 150 y 300%. Esta reacción del sistema inmune es producido por la liberación de sustancias llamadas citoquinas que, junto con nuestra “hormona del estrés” llamada cortisol, se activa por la alta exigencia de nuestra actividad. Sin embargo el cortisol liberado genera que luego de aproximadamente 1 hora después del ejercicio estas mismas defensas bajen por valores muy inferiores al estado basal, disminuyendo así los niveles de anticuerpos que nos defienden ante las infecciones. Es por ello que después de un ejercicio intenso, nuestro organismo estaría más vulnerable ante algunas infecciones. Existe controversia el real impacto de estos cambios en el sistema inmune y si afecta directamente en la salud de los deportistas. Lo que sí está comprobado es que el  sobreentrenamiento aumenta el riesgo de enfermedades infecciosas.

 

Los triatletas están expuestos a las mismas infecciones que el resto de las personas, sin embargo por el tipo de actividad presentan mayor riesgo de presentar las siguientes enfermedades:

 

  • Otitis Externa: Es una infección de la piel del conducto auditivo externo, que comunica el tímpano con el exterior. Esta infección también es conocida como “oído del nadador”, ya que es especialmente frecuente en deportistas que realizan natación, como es el caso de los triatletas. Se presenta como dolor intenso con salida de secreción purulenta por el oído, con dolor intenso al tirar la oreja hacia atrás. El tratamiento es con antibióticos en gotas que se administran en el mismo conducto auditivo, además de analgésicos para el dolor. El uso de protecciones en los oídos puede ser de utilidad para evitar este tipo de infecciones.

 

  • Leptospirosis: Si bien es una infección menos frecuente, es una enfermedad que los triatletas están especialmente expuestos. Es provocada por varios tipos de espiroquetas, un tipo especial de bacteria. Corresponde a una zoonosis, es decir a una enfermedad transmitida por animales. El ser humano la adquiere al tener contacto con aguas contaminadas, especialmente al nadar en lagos de áreas templadas y cálidas. En julio de este año en una triatlón en el Reino Unido 5 competidores se infectaron por esta bacteria al nadar en un lago infectado. Produce decaimiento, fiebre alta, dolor de cabeza, conjuntivitis y coloración amarilla de la piel (ictericia). En la mayoría de los casos son cuadros leves, pero puede producir casos más graves generando insuficiencia renal y respiratoria. El tratamiento es con antibióticos, en la mayoría de las veces con buena respuesta. La mejor medida de prevención es entrenar sólo en lagos certificados, evitando aguas de dudosa procedencia.

 

 

  • Infecciones Virales: Como toda persona, el triatleta está en riesgo de contraer infecciones virales como la influenza o el adenovirus. Recordemos que durante un ejercicio intenso la mayoría de los deportistas cambian su respiración nasal por una bucal, “saltándose” el filtro natural que tenemos que son las fosas nasales, aumentando la entrada de alérgenos y virus. Una enfermedad viral muy común entre los deportistas es la mononucleosis infecciosa. Es producido por un virus llamado Epstein Barr, generando fiebre por varias semanas, mucho decaimiento, dolor de garganta, crecimiento de ganglios linfáticos en cuello, axilas y región inguinal. Otros virus importantes son el citomegalovirus, hepatitis A y el rinovirus, entre otros.

 

  • Infecciones a la piel: El triatleta frecuentemente presenta heridas en la piel, especialmente por ampollas, caídas o por erosiones en la fase de transición. Estas heridas frecuentemente se infectan con bacterias como el estafilococo aureus o el estreptococo. Estas heridas pueden generar infecciones más importantes como celulitis (infección del tejido bajo la piel) generando fiebre y compromiso del estado general. Otras infecciones a la piel muy comunes en triatletas son las verrugas (causado por el virus papiloma humano), foliculitis, onicomicosis (hongos en las uñas) y el impétigo entre otras.

 

 

  • Infecciones Gastrointestinales: Se produce al ingerir, causal o intencionalmente, agua o alimentos contaminados. En triatletas que compiten en el extranjero es muy común la llamada “diarrea del viajero”, que puede poner en peligro su participación en la competencia. Otra infección importante a prevenir son las hepatitis virales. La principal recomendación es siempre ingerir agua embotellada y alimentos cocidos. En caso de presentar diarrea importante es aconsejable acercarse al equipo médico del evento para tratar oportunamente y evitar la deshidratación.

 

  • Infecciones en la mujer: Las mujeres están especialmente predispuestas a tener infecciones ginecológicas por hongos o bacterias, debido al roce y humedad durante el ciclismo. Se manifiesta por dolor, picazón y enrojecimiento de la piel cercana a los genitales. En algunos casos puede existir salida de secreción por los genitales. La asesoría del ginecólogo de cabecera puede ser de utilidad para evitar este tipo de infecciones.

 

La recomendación general es no competir o entrenar si tenemos la sospecha de tener alguna enfermedad infecciosa, especialmente si hay decaimiento, fiebre o dolores musculares. Recordar consultar precozmente con el médico para iniciar el tratamiento oportunamente.

Las enfermedades infecciosas son fácilmente prevenibles si tomamos todas las precauciones necesarias. Si la competencia de desarrollará en otro país debemos informarnos antes de las posibles enfermedades que puedan existir en esa región. Cada vez más se desarrollan competencias en lugares tropicales donde puede existir malaria, dengue, cólera o incluso Ébola. La asesoría del médico especialista en medicina del viajero junto con nuestro médico deportólogo de cabecera pueden evitar pasar un mal rato con este tipo de enfermedades.

 

 

Principales recomendaciones para evitar infecciones en triatletas:

  • Informarse respecto a enfermedades en el lugar de entrenamiento o competencia

  • Consumir sólo agua embotellada y alimentos cocidos, especialmente en competencias internacionales.

  • No entrenar en lagos con aguas de procedencia desconocida.

  • Mantener piel y oídos lo más seco posibles, evitando la permanencia de humedad.

  • Tratar inmediatamente heridas cutáneas como ampollas o erosiones.

  • Consultar precozmente con médico ante la sospecha de alguna infección.

  • No automedicarse antibióticos sin la supervisión de un médico.

  • Asesorarse previamente con el médico deportólogo de cabecera para que nos entregue recomendaciones personalizadas dependiendo del lugar de la competencia.

Please reload