Intervención Nutricional en Lesiones: Entrevista para diario Las Últimas Noticias (Chile)

31.07.2019

1/10
Please reload

Un internista en la
Medicina Deportiva...
Sígueme
Tags
Sitios Asociados

Para muchos resulta extraño que un internista se dedique a la Medicina del Deporte, sin embargo, tienen muchas cosas en común....

join us

 for the 

PARTY

Recipe Exchange @ 9pm!

¿Es recomendable el ejercicio durante el embarazo?

Esta es una pregunta muy frecuente que se realiza tanto a ginecólogos como a médicos vinculados con la medicina deportiva. Por una parte están todos los beneficios del ejercicio pero por otra parte la cierta "vulnerabilidad" que ocurre en este período y el potencial daño en el feto.

 

Antes de responder esta pregunta debemos recordar algunos cambios fisiológicos que ocurren en el embarazo:

 

- Aumento del gasto cardiaco, con un máximo entre las semanas 25 y 30.

- Aumento de la volemia de 6 a 9 litros.

- Aumento de la masa de glóbulos rojos, que no es notoria debido a que el plasma aumenta más en proporción que los glóbulos rojos (anemia fisiológica)

- El consumo de oxígeno aumenta en un 18%. El consumo de oxígeno basal aumenta de 3,5 a 4,1 mL/kg/min.

- Disminución de la resistencia vascular periférica, debido a que la placenta es un territorio de baja resistencia. Además, debido a la anemia fisiológica, la sangre es menos viscosa.

- Reducción de la glicemia de ayuno, principalmente por hipetrofia de los islotes de Langerhans

- Resistencia periférica a la insulina, por acción del lactógeno placentario

- Hiperlaxitud de ligamentos y músculos, por acción de la relaxina.

- Estado de hipercoagulabilidad aumentado, por elevación del fibrinógeno y del factor VII. 

- Aumento de la filtración glomerular (renal) desde la 5° semana de gestación. En la semana 16 la filtración aumenta en un 50% por sobre la mujer no embarazada, manteniéndose elevada hasta el parto.

- Disminuye la motilidad del sistema digestivo, provocando distención abdominal desde las primeras semanas, con disfunción del esfínter esofágico inferior, aumentando la aparición de reflujo gastroesofágico. 

- Disminuye la resistencia de la vía aérea, debido a la acción de la progesterona. 

- Aumenta el depósito subcutáneo de grasa.

- Debido a la disminución de la osmolaridad plasmática y compresión de la vena cava, existe edema de extremidades inferiores.

- Mayor riesgo de alteraciones del estado del ánimo. La depresión durante el embarazo varía entre un 10 a un 30%.

 

Pese a todos estos cambios fisiológicos, el embarazo en ningún caso es contraindicación para realizar ejercicio físico. La única precaución es realizarlo de manera CONTROLADA y SUPERVISADA, ya que hay que tomar ciertas precauciones.

 

 

 

 

¿Por qué realizar ejercicio? ¿Qué beneficios tendré al realizar ejercicio durante mi embarazo?

Uno de los beneficios más directos es el control de peso de la embarazada, disminuyendo el sobrepeso y la obesidad maternal. Por otra parte el ejercicio es protector para evitar la aparición de diabetes gestacional, lo cual a su vez disminuye el riesgo de macrosomía fetal. Este último punto es muy importante, ya que el tener un hijo macrosómico aumenta el riesgo de tener un parto instrumentalizado, con todas las complicaciones que ésto puede traer. Además el ejercicio dismunuye el riesgo del Sindrome Hipertensivo del Embarazo (SHE), una importante complicación de muchas embarazadas.

 

Por otra parte, el ejercicio disminuye el edema de las extremidades inferiores, disminuye los síntomas gastrointestinales (distensión y dolor abdominal), favoreciendo el tránsito intestinal. Por otra parte mejora el estado de ánimo y disminuye el riesgo de depresión pre y post parto. Se sabe que mujeres que realizan periódicamente actividad física y ejercicio tienen menor fatigabilidad, menos palpitaciones y sensación de mareos, debido a que el sistema cardiovascular se encuentra "más entrenado" para adaptarse a los cambios del embarazo que vimos anteriormente. El ejercicio además mejora la estabilidad del piso pélvico y se adquiere un mejor balance, considerando el cambio del centro de gravedad que ocurre durante el embarazo. 

 

Hasta hace poco (y todavía en muchos lugares), a la embarazada se le prohibía realizar actividad física y se le obligaba a tener reposo estricto, para prevenir posibles complicaciones. Hoy en día la tendencia mundial es fomentar el ejercicio en la embarazada incluso en mujeres que nunca lo han realizado. 

 

 

 

 

 

 

Pero .... ¿Cuáles son los riesgos?

Como toda actividad, siempre hay riesgos, por lo que debemos tomar ciertas precauciones. Uno de los principales cuidados es evitar la hipertermia, no realizando ejercicios a temperaturas altas y evitando la deshidratación. Se ha comprobado en estudios animales (no en humanos) que el aumento en 1,5º C se relaciona a mayor número de malformaciones congénitas antes de las 12 semanas. Posteriormente, las altas temperaturas generan vasodilatación lo que disminuye aún más la presión arterial, que ya es baja durante el embarazo, aumentando el riesgo de síncope y de menor perfusión placentaria. 

Otra precaucion es realiar actividad de intensidad leve a moderada, nunca realizar ejercicios de alta intensidad, sobre todo si la mujer no realizaba ejercicio previamente. El ejercicio intenso está relacionado con recién nacidos de bajo peso y con restricción del crecimiento intrauterino (RCIU). Se sabe, por ejemplo, que con el ejercicio prolongado de alta intensidad puede disminuír hasta en un 30% el flujo de la arteria uterina. Además el ejercicio intenso libera catecolaminas (adrenalina, noradrenalina) que aumenta la vasocontricción uterina y placentaria. Al contrario, el ejercicio moderado favorece el crecimiento intrauterino.

Uno de los riesgos que debemos evitar es tener golpes o traumas, por lo que durante el embarazo están absolutamente contraindicados todo deporte o actividad que tenga golpes o riesgo de caidas (boxeo, karate, ski, escalada, hockey, futbol, rugby, basquetbol, voleybol, etc), como tampoco ejercicios con cambios bruscos de posición o rebote excesivo.

 

Recomendaciones de ejercico durante el embarazo:

Lo más importante es que la prescripción del ejercicio en una embarazada debe ser individualizada, y realizada por un profesonal calificado (profesor de educación física, kinesiólogo o médico capacitado, entre otros). Las recomendaciones generales son:

 

Ejercicio Aeróbico: Incluye grupos de músculos responsables de actividades de baja intensidad y de gran continuidad (fibras de contracción lenta). La FC no debe superar los 140 LPM en mujeres sedentarias; en mujeres deportistas se permite 150 y hasta 160 LPM, siempre y cuando la sensación subjetiva de fatiga sea entre 12-13 según escala de Borg.

 

Ejercicio de intensidad moderada: Actividad que luego de ser realizada, permite actividad posterior normal. 

 

Ejercicios de suelo para estabilización lumbo pélvica y escapular

1. Tren superior: Importante activar y fortalecer la musculatura de la cintura escapular, para mantener buena postura y musculatura de brazos, para así evitar sobrecarga posterior.

    - Cintura escapular: romboides (retrae y fija la escápula), dorsal ancho (aproximación y extensión de hombro), serrato anterior (lleva la escápula a medial y  la fija al tórax, también eleva y deprime la escápula)

   - Bíceps braquial (principalmente supinación del antebrazo y flexión del codo), tríceps braquial (extensión del codo, extensión y aducción del hombro), deltoides (abducción del hombro).

 

2. Estabilidad lumbo pélvica: Activar musculatura profunda del abodomen para estabilización de columna lumbar y abdomen firme; activar músculos profundos de la espalda que estabilizan.

    - Transverso del abdomen (espirador y contención de vísceras), oblicuo interno (inclina y rota tronco al mismo lado y flexión de tronco), oblicuo externo (inclina hacia mismo lado, rota al lado contrario y ayuda en espiración forzada).

   - Multífidos (inclina hacia el mismo lado, rotación contraria y extensión de tronco), Glúteo mayor (extensor y rotador externo de cadera, tronco erguido y retroversión de pelvis), glúteo medio (abductor de cadera, estabilizador monopodal), pelvitrocantéreos (rotación ext de cadera)

 

3. Tren inferior: Disminución de fatiga en último trimestre, mejorar postura, disminuir edema de EEII, etc.

   - Cuádriceps (4 porciones: extensión de rodilla y flexión de cadera), Glúteo mayor, Isquitibiales (extensión de cadera y flexión de rodilla), Tríceps sural (gemelos y solio: flexión plantar y bomba para retorno venoso y disminución de edema)   

 

En Resumen, la embarazada debe realizar ejercicio de actividad leve a moderada, supervisada por un profesional competente. Realizar ejercicios durante el embarazo nos entrega muchos beneficios adicionales a los ya conocidos en población "no embarazada". 

 

 

 

 

Lecturas recomendadas:

Les recomiendo revisar esta revisión del British Journal of Sports Medicine de Julio de 2015 (requiere suscripción)

Exercise during pregnancy. A narrative review asking: what do we know?

Br J Sports Med bjsports-2015-094756Published Online First: 1 July 2015 doi:10.1136/bjsports-2015-094756

 

  • Shephard RJ. Exercise and training in women, part I: influence of gender on exercise and training responses. Can J Appl Physiol. 2000;25:19–34

  • Sultan AH, Kamm MA, Hudson CN. Pudendal nerve damage during labour:prospective study before and after childbirth. Br J Obstet Gynaecol. 1994 Jan;101(1):22-8.

  • Dietz HP. Quantification of major morphological abnormalities of the levatorani. Ultrasound Obstet Gynecol. 2007 Mar;29(3):329-34

  • Chitra TV, Panicker S. Child birth, pregnancy and pelvic floor dysfunction. J Obstet Gynaecol India 2011;61:635–7

  • Solans-Domenech M, Sanchez E, Espuna-Pons M, Pelvic Floor Research G. Urinary and anal incontinence during pregnancy and postpartum: incidence, severity, and risk factors. Obstet Gynecol 2010;115:618–28.

  • Clapp JF III, Capeless E. Cardiovascular function before, during, and after the firstand subsequent pregnancies. Am J Cardiol 1997;80:1469–73

  • Duvekot JJ, Cheriex EC, Pieters FA, et al. Early pregnancy changes inhemodynamics and volume homeostasis are consecutive adjustments triggeredby a primary fall in systemic vasculartone. Am J Obstet Gynecol1993;169:1382–92

  • Robson SC, Hunter S, Boys RJ, et al. Serial study of factors influencing changes in cardiac output during human pregnancy. Am J Physiol 1989;256(4 Pt 2):H1060–5

  • Gilson GJ, Samaan S, Crawford MH, et al. Changes in hemodynamics, ventricular remodeling, and ventricular contractility during normal pregnancy: a longitudinal study. Obstet Gynecol 1997;89:957–62

  • Pivarnik JM, Stein AD, Rivera JM. Effect of pregnancy on heart rate/oxygen consumption calibration curves. Med Sci Sports Exerc 2002;34:750–5

  • Artal R, Wiswell R, Drinkwater B. Exercise in pregnancy. Williams & Willkins,1991 80:1469–73

  • Bonen A, Campagna PD, Gilchrist L, et al. Substrate and hormonal responses during exercise classes at selected stages of pregnancy. Can J Appl Physiol

  • 1995;20:440–51

  • Davenport MH, Ruchat SM, Giroux I, et al.Timing of excessive pregnancy-related weight gain and offspring adiposity at birth. Obstet Gynecol 2013;122(2 Pt1):255–61

  • Reading AE, Cox DN, Sledmere CM, et al. Psychological changes over the course of pregnancy: a study of attitudes toward the fetus/neonate. Health       Psychol 1984;3:211–21

  • Teixeira C, Figueiredo B, Conde A, et al. Anxiety and depression during pregnancy in women and men. J Affect Disord 2009;119:142–8

Please reload

© 2019 - Luis Vergara Gutiérrez - Todos los Derechos Reservados - www.drluisvergara.com